Close

Enólogo

Si Nemesio Fernández Bello fue artífice de reunir los mejores viñedos bercianos, la responsabilidad de poner en funcionamiento la bodega CASAR DE BURBIA recayó en manos del pequeño de sus tres hijos, Isidro Fernández. Siendo muy joven, todavía no había concluido sus estudios de Ingeniero Técnico Agrícola por la Universidad de León (Especialidad Explotaciones Agropecuarias) y Máster en Enología, asumió las primeras elaboraciones diferenciando cada parcela por el tipo de suelo, orientación, exposición y edad de los viñedos cultivados en la montaña de Valtuille de Arriba.

Con una vasta experiencia elaboradora a sus espaldas, Isidro Fernández elabora más de ¿treinta? vinos de sus 27 hectáreas de viñedos en cada cosecha de CASAR DE BURBIA. Vinos que, desde el propio viñedo, tienen definido a qué tipo de gama irán destinados, dependiendo, fundamentalmente, de la procedencia del pago y de la edad de los viñedos de cada uno.

La línea elaboradora que sigue actualmente Isidro Fernández deja entrever una clara influencia francesa en sus vinificados, sobre todo en las gamas premium, donde tienen cabida diferentes recipientes de madera -tanto para la fase de elaboración como para el posterior proceso de crianza-, procedentes de los mejores robledales y tonelerías de la vecina Francia. Barricas bordelesas, borgoñonas, de 500 y 600 litros y algunos tintos han cambiado en los últimos años la configuración de su inmueble elaborador, donde también conviven pequeños depósitos de acero inoxidable con control de temperatura.

La última incorporación a su labor vitivinícola es la elaboración de vinos a través del método grano a grano. Cuando los racimos llegan a bodega, una legión de vendimiadores separan, en una mesa de selección, cada uno de los granos de mencía para realizar una selección insuperable de los mejores frutos. Una filosofía que demuestra el insustituible compromiso con la calidad que manifiesta Isidro Fernández.

Winemaker – Isidro Fernández Bello